Blogia
L a P e d r @ d a

Expresión

Una profesora española allegada a Aristide escribe una carta no publicada a El País denunciando que los marines sacaron de su residencia al presidente de Haití encañonado y esposado (carta íntegra)

Una profesora española allegada a Aristide escribe una carta no publicada a El País denunciando que los marines sacaron de su residencia al presidente de Haití encañonado y esposado (carta íntegra) Exclusiva Rebelión
02/03/04.


Hola XXXXXXXXXXXXX: Acabo de dejarte un mensaje en el contestador. El 12 de enero de 2003 nos publicaste en El País un artículo sobre Haití, "Castigo a los más pobres de América", escrito por Paul Farmer y por mi. Desde entonces, y de mucho antes, hemos seguido a diario la situación de Haití y la campaña de desinformación lanzada desde el gobierno actual de los Estados Unidos y desde la Unión Europea.

Hace unas tres horas, Mildred Trouillot, abogada y mujer de Jean-Bertrand Aristide, nos llamó desde la República Centroafricana. Nos contó que ayer por la mañana el embajador Foley de los Estados Unidos se presentó en su residencia rodeado de un grupo de Marines quienes les apuntaron con sus armas y les esposaron. El embajador les dijo que si no se iban inmediatamente del país, habría una carnicería ("carnage" fue la palabra que empleó). Se los llevaron acto seguido al aeropuerto, sin ni siquiera tener tiempo de hacer una llamada. El editorial de hoy de El País explica que Aristide huyó de Haití. En realidad fue secuestrado y expulsado. Los hechos recuerdan más a los de Allende en el Palacio de la Moneda, salvo que en el caso de ayer no mataron al presidente de un país soberano.

Un ejemplo de desinformación es que casi toda la prensa publica que Aristide ganó en unas elecciones fraudulentas. Como explica nuestro artículo del año pasado, las elecciones que la "oposición" haitiana consideró fraudulentas fueron las legislativas de mayo de 2000. Pero la comunidad internacional aceptó las elecciones presidenciales de noviembre de 2000, por las que Aristide ganó con 65% de participación electoral y 92% del voto. Juan Jesús Aznárez fue uno de los tantos periodistas que omitió que cuando Aristide retomó la presidencia solicitó a los siete senadores de su partido, elegidos por mayoría simple en mayo de 2000 pero que no celebraron una segunda vuelta, que renunciaran a su cargo, cosa que hicieron (el octavo senador era de uno de los tantos grupúsculos de la "oposición"). La Unión Europea y los Estados Unidos utilizaron el pretexto de estos senadores, a pesar de que renunciaron, para bloquear la ayuda prometida al Gobierno de Haití para reconstruir el país tras el golpe de 1991 a 1994. El artículo que nos publicasteis el año pasado fue uno de los primeros en denunciar el bloqueo de la ayuda. El resto de la prensa se quedó callada, hasta este mes cuando por casualidad toda la prensa internacional empezó a explicar que debido a las elecciones fraudulentas de Aristide la comunidad internacional se vió obligada a bloquear la ayuda al gobierno. En realidad, Aristide estuvo arrinconado desde que asumió la presidencia en febrero de 2001, y tuvo muy poca maniobra de acción para crear y reforzar, a contracorriente, las instituciones que iban a permitir la democracia en Haití. Muchos de los artículos publicados en El País este mes y escritos por Aznárez están llenos de errores factuales, lo cual conduce inevitablemente a graves errores de interpretación.

Tal como escribisteis en el editorial del sábado pasado, los "rebeldes" tienen muchos antecedentes criminales. Está ampliamente documentado que estuvieron financiados y formados por la CIA ( The Nation tiene varios artículos escritos por Nairn que lo confirma). También está documentado que estos "rebeldes" son el brazo militar de la "oposición" haitiana: el 22 de noviembre pasado hubo una reunión entre ambas facciones en el norte de Haití donde ondeaban las banderas de la época de los Duvalier. En varias entrevistas, los líderes de estos terroristas explican que su único objetivo era arrestar a Aristide, pero que responden a las órdenes de otros. ¿De la "oposición" haitiana? ¿De un gobierno extranjero?

Pongo comillas a la palabra oposición porque en realidad representan a más de 400 grupos diferentes, elegidos por 8% del electorado, cuya única plataforma común era la destitución de Aristide. Y porque esta "oposición" está liderada por André Apaid, ciudadano de los Estados Unidos (de origen libanés nacido en Nueva York) y sin nacionalidad haitiana, pero dueño de quince fábricas en Haití y con grandes intereses comerciales en los Estados Unidos. Cuando Aristide quiso subir el salario mínimo, que es de 1,60 dólares de Estados Unidos por día, Apaid y la élite que representa se opuso y el salario mínimo no aumentó. Se trata de un dato importante, porque Haití es una fuente de mano de obra baratísima y a tan poca distancia de los Estados Unidos que es uno de los mejores paraísos para quienes se interesan en obtener márgenes sustanciosos de beneficio sin crear empleo digno.

Me encantaría seguir hablando contigo de este tema, y espero que El País contribuya a esclarecer los hechos.

Muy agradecida,

Arachu Castro
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Reporteros Sin Fronteras y Cuba : La ética condenada a la mazmorra

Reporteros Sin Fronteras y Cuba : La ética condenada a la mazmorra Salim Lamrani
2004-01-07


La primera fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, organizada en Ginebra del 10 al 12 de diciembre del 2003, bajo el escudo de la Unión Internacional de Telecomunicaciones de las Naciones Unidas, tenía por objeto construir las bases para una información ética. Naturalmente, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) fue declarada persona non grata ya que se consideró que la estructura, de la que el señor Ménard es secretario general desde hace diecinueve años, no defendía los principios de la Carta constitucional de la O.N.U. Efectivamente, RSF es vetada, desde el 24 de julio del 2003 y para el periodo de un año, del Comité de las Organizaciones No Gubernamentales, encargado de supervisar el trabajo de las ONG’s que gozan de relaciones consultativas dentro del marco económico y social de las Naciones Unidas. Esta exclusión responde a las acciones provocadoras de RSF en una reunión de la Comisión de los Derechos Humanos en mayo del 2003.1

No obstante, el 9 de diciembre de 2003, la organización siempre reticente a la hora de aceptar las decisiones que contrarian su agenda político, ha lanzado ilegalmente una “radio pirata” que emitía en la región de Ginebra, violando ostentosamente las reglas internacionales de telecomunicaciones. Los costos financieros de tal empresa no parecen causar problemas a RSF que dispone de amplios recursos económicos para promover sus acciones. Sin embargo, la radio clandestina no duró mucho. En efecto, al día siguiente, las autoridades francesas pusieron término a la operación.2

En el país de la manipulación mediática, la organización Reporteros Sin Fronteras hace las veces de emperatriz, y su acritud para con Cuba está tan aguzada como su falta de imparcialidad. La revista De Cuba, creada, financiada y controlada por la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA) de La Habana, con el fin de difundir datos ficticios sobre la realidad cubana, es calificada de “primera revista independiente privada publicada sobre el territorio cubano” por RSF. La predominante influencia de las ideas reaccionarias de la extrema derecha cubana de Florida sobre esa publicación parece haber escapado a la sagacidad de la entidad parisina, que no vacila, de ninguna manera, en calificar la revista de “prensa libre”. Cuando ésta misma admite que “unos 500 ejemplares se... realizaron... en la Sección de Intereses Norteamericanos”, la validez intrínseca de la revista, en términos de objetividad y de independencia, no se pone en tela de juicio en absoluto. Una curiosa “prensa libre”, en definitiva.3

En el primer número de De Cuba, de pobre calidad periodística, repleto de mentirosas alegaciones y de clichés, en que la retórica utilizada es extrañamente análoga a la de Cubanet (órgano de prensa controlado por los extremistas cubanos de Florida), la redacción admite explícitamente que colabora con Radio Martí. Este emisor estadounidense, que viola la legislación internacional, fomenta cotidianamente la subversión interna en Cuba mediante sus programas agresivos e ilegales, cuyo contenido fue objeto de un abrumador informe por parte de la Voice of America.4 Siguiendo la línea oficial de la administración de Washington, un “periodista independiente” de dicha publicación no vacila en calificar a los cinco prisioneros políticos cubanos, injustamente condenados en los Estados Unidos, de “espías”, cuando los testimonios de eminentes personalidades de los servicios secretos del Pentágono han demostrado lo contrario. En resumen, las directrices tomadas acerca de la SINA reemplazan la objetividad requerida a todo órgano de prensa, y este dato no ha podido escapar a la perspicacia de RSF, quien, no obstante, prefiere callar este parámetro.5

La segunda publicación de De Cuba no vacila de ningún modo en hablar de “totalitarismo cubano”, a la vez que glorifica las oportunidades presentes en los Estados Unidos. Una “periodista independiente” evoca la historia de un joven delincuente cubano, David, que consiguió escapar a la “pesadilla” de la Isla para marcharse hacia el Norte donde, gracias a las suertes que se le ofrecieron, se convirtió en un excelente elemento universitario, que les hace la moral “extranjeros que estúpidamente andan con el rostro del Che en sus camisetas”. ¿No habrá sido contactada la persona en cuestión desde Cuba? ¿Cómo es posible si los “militantes de los derechos humanos” son acosadas constantemente por las autoridades cubanas, según la propaganda de RSF? Entonces, una de las dos: sea la historia es totalmente ficticia, sea los locales de la SINA han servido de sala de redacción, y en este caso, la “periodista” confirma las sospechas que abrumaban a sus compiches. En todo caso, la temática y la retórica se parecen sorprendentemente a las que utilizan los servicios de prensa de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA). Pero, ¿Acaso es sorprendente si es de notoriedad pública que estos “periodistas independientes” mantienen una estrecha relación con esta organización terrorista?6

La primera publicación de Luz Cubana produce, entre otras cosas, un artículo de Raúl Rivero, director de la “Agencia Independiente Cuba Press” que fue condenado duramente en abril del 2003, sacado del periódico de extrema derecha de Miami El Nuevo Herald, que controlan los exiliados cubanos. En este escrito, altos funcionarios son acusados, sin ser nombrados, de tráfico de drogas, así como algunas celebridades deportivas y culturales. El periodista imputa igualmente a las autoridades cubanas, que habían lanzado una amplia operación contra la venta de estupefacientes, de coartar las libertades individuales. En fin, el contenido se vuelve casi normativo por la recurrencia de sus propósitos.7

Estas tres revistas están totalmente disponibles en el sitio internet de RSF. El contenido temático, además de ser substancialmente tendencioso y de carácter acusatorio unívoco, es de sentido único. Un tono de diatriba, una serie de libelos y de escritos panfletistas, la ausencia total de fuentes y la inexistencia absoluta de matiz, caracterizan esta “prensa independiente”.

Después de la memorable “velada de solidaridad con el pueblo cubano: Cuba Sí, Castro No” del 29 de septiembre del 2003, organizada por RSF en la capital francesa, y que dio lugar a la falsedad mediática más grande orquestrada por el Señor Ménard, un comité de “apoyo al poeta y periodista cubano Raúl Rivero” fue creado. La importancia propagantista de tal acto no cabe duda y es interesante evocar un paralelo histórico a eso. En efecto, la transformación de criminales en “disidentes” no es nada nuevo. La historia de Armando Valladares, el “poeta paralítico condenado por delito de opinión”, según la propaganda de Washington, es un instructivo ejemplo. Arrestado en 1960 por terrorismo, este antiguo oficial de la policía de la tiranía de Batista recibió ayuda de una gran campaña internacional lanzada por la extrema derecha cubana de Florida a principios de los años 80. Tras unas componendas por parte del gobierno francés de François Mitterrand, con la protección de Régis Debray, el prisionero, que fue liberado, perdió de golpe su talento para la poesía así como su hemiplejía. Sin embargo, conservó cuidadosamente su talento de actor y, habiendo obtenido la nacionalidad estadounidense, entró al servicio del gobierno de Ronald Reagan, convirtiéndose en embajador en las Naciones Unidas. El desengañado Régis Debray escribió en su libro Les Masques : “El hombre no era poeta, el poeta no era paralítico, y el cubano es hoy americano”.8

La historia del Señor Raúl Rivero podría ser parecida. Su culpabilidad, perfectamente probada y documentada por la justicia cubana, es sin embargo ocultada por la organización “de defensa de la libertad de prensa”, que se niega a revelar las condiciones del proceso televisado y público. Prefiere calificarlo de “estalinista”, lo que, en realidad, no es más que una vil escapatoria que sirve para enmascarar una deficiencia argumentativa, una cuidada manipulación de los hechos, y una entrega total a la política estadounidense de desestabilización de la sociedad cubana.9

Sólo queda por saber si RSF utilizará el subterfugio con el que la derecha radical cubana de Florida ha engañado al conjunto de la comunidad internacional hace veinte años. Aparentemente el señor Ménard, jenízaro de una concepción doctrinal de la libertad de prensa, ya ha emprendido una tarea similar pues la organización publica regularmente breves noticias sobre una huelga de hambre de los “prisioneros de conciencia”, o sobre los malos tratos que les propician. Pero esta vez, Régis Debray está en alerta. ¿En un futuro relativamente próximo, cuando la verdad salga a la luz, aparecerá que : “El hombre no era disidente, el disidente en realidad era pagado por los Estados Unidos, y RSF solamente era una estructura escamoteadora de la realidad al servicio de una política imperial?”10

El sátrapa de RSF no escatima en los medios para embaucar a la opinión pública mediante un énfasis mentiroso y ditirámbico con el fin de ennoblecer a unos supuestos “militantes por los derechos humanos”, que, en realidad, no son más que unos sicofantas al servicio de una potencia extranjera. Aquí también, el monopolio de la manipulación ha sido eficaz, y el Señor Ménard puede estar orgulloso de haber logrado su golpe de Estado mediático, distilando con inigualado descaro sus desvergonzadas fábulas. Una vez más, la verdad ha sido el principal daño colateral , pero, ¿cuál de nuestros ilustres “defensores de la libertad de prensa” se preocupa por ello? Aparentemente, los turiferarios parisinos de la política del Imperio han recibido su justo prebenda por esa dedicación sin fallos.

RSF, arquetipo notable de la entidad al servicio del orden establecido pero disfrazado de ONG, no parará de destilar sus acerbas peroratas con respecto a Cuba. La probidad no está a punto de ser el aforismo de dicha organización. Pero al exégeta de la “libertad de la prensa” le importa poco. Otra prioridad, ocultada por un cuidadoso revestimiento ideológico, está a la orden del día para los secuaces de RSF: la destrucción de la Revolución cubana.



Notas

1 Armand Mattelart, « Sommet mondial de Genève. Jeter les bases d’une information éthique », Le Monde Diplomatique, diciembre de 2003 : 32.

2 Reporters Sans Frontières, « Lancement d’une radio pirate à l’occasion du Sommet mondial sur la société de l’information », 9 de diciembre de 2003. www.rsf.org/article.php3?id_article=8762 (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003) ; Reporters Sans Frontières, « Radio non grata réduite au silence », 10 de diciembre de 2003. www.rsf.org/article.php3?id_article=8772 (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

3 Reporters Sans Frontières, « ‘De Cuba’ et ‘Luz Cubana’ : une presse libre mais hors-la-loi », sin fecha. www.rsf.org/article.php3?id_article=7313 (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

4 Voice Of America, « Review of Policies and Procedures for Ensuring that Radio Marti Broadcasts Adhere to Applicable Requirements », Audit Report 99-IB-010, junio de 1999, 1, 3, 5, 13, 15, 17. http://oig.state.gov/documents/organization/7449.pdf (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003)

5 Marvín Hernández Monzón, « Condenado por informar », De Cuba, diciembre 2002, n°1 : 4. www.rsf.org/IMG/pdf/doc-1970.pdf (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

6 Tania Quintero, « El Regreso de David », De Cuba, Febrero de 2003, n°2 : 6-7. www.rsf.org/IMG/pdf/doc-2241.pdf (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

7 Raúl Rivero, « El cartel del queso blanco », Luz Cubana, Enero/Febrero de 2003, n°1 : 9-10. www.rsf.org/IMG/pdf/doc-2242.pdf (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

8 Gianni Miná, Un Encuentro con Fidel (La Havane : Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, 1987), pp. 43-60 ; Jean-Marc Pillas, Nos Agents à La Havane. Comment les Cubains ont ridiculisé la CIA (Paris : Albin Michel, 1995), pp. 145-51.

9 Reporters Sans Frontières, « Le Journaliste Adolfo Fernández Saínz agressé par un codétenu », 10 de diciembre de 2003. www.rsf.org/article.php3?id_article=8775 (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

10 Reporters Sans Frontières, « Reporters sans frontières et l’association Sin Visa lancent un comité de soutien au poète et journaliste cubain Raúl Rivero », sin fecha. www.rsf.org/article.php3?id_article=8132 (sitio consultado el 12 de diciembre de 2003).

Intelectuales Vs. ¿Intelectuales?

Rafael Colombo
Rebelión

rafael@avizora.com

En un brillante análisis acerca de los medios de comunicación, el lingüista Noam Chomski analiza el papel de los intelectuales, el gobierno y el poder empresarial, dentro del marco de una "Guerra por el consenso" de las sociedad contemporáneas; el instrumento mas eficaz para materializar las concepciones de estos tres cuerpos institucionales (que interactúan en la planificación) son los "mass media" o medios de comunicación masiva.

¿En que se funda esta Guerra? ¿De dónde surge? ¿Para que sirve? ¿Fue una táctica necesaria de acuerdo con los acontecimientos históricos?

Según los ideólogos de este método, los individuos tienen que estar "atomizados, segregados y solos"; el resultado de esta alienación impide la organización de las masas, y por ende consolida su dispersión y progresivo debilitamiento a la hora de hacer valer sus reclamos. La sociedad es conducida hacia una rol dotado de una pasividad libre de peligros para un "feliz funcionamiento democrático".

Esta elite, debe domesticar al rebaño desconcertado y evitar que éste se involucre en aquellos problemas que pueden ser de su propio interés. Todo el esfuerzo debe concentrarse en el mantenimiento de esta situación, de lo contrario, el hecho de que los individuos agrupados se inmiscuyan demasiado en los asuntos públicos, por ejemplo, constituye un problema que inexorablemente hay que resolver. Es importante tergiversar los hechos, aislar la comunicación y fomentar el miedo permanente; de esta forma, las personas asumen su sólo el rol que se les asigna, agachan la cabeza y actúan por inercia. De esta manera aumenta la marginación y disminuyen las posibilidades del pensamiento critico hacia el sistema.

La organización que comprende a una "Minoría administrativa" (con una función ideológica operativa) y una "Mayoría desconcertada" ( con una actitud de carácter pasivo) es parte de la "Teoría progresista sobre el pensamiento democrático liberal" perteneciente a Walter Lippmann, un periodista y analista político, famoso por acuñar el termino "Guerra Fría" luego del anuncio de la "Doctrina Truman" en 1947 (1).

Uno de los objetivos de esta doctrina era obtener consenso, entre la población norteamericana, para legalizar un posible conflicto contra el comunismo de posguerra; esto derivo en la constitución de una maquinaría que defendía la hegemonía del Capitalismo liberal contra el "miedo rojo" insertado en las mentes inciertas y expectantes, ante la amenaza de un tercer conflicto nuclear. De la misma manera, Adolfo Hitler generalizó el temor hacia los Judíos y Gitanos, como pretexto para justificar el exterminio y hoy George Bush realiza maniobras similares alegando razones de "seguridad nacional" para justificar la invasión a Irak.

Edward Bernays fue también un teórico y operador de este método. En sus escritos dijo que las masas son un "conjunto poco definido, mercurial y cambiante de juicios y opiniones grupales e individuales". La solución para este "terrible escollo" la volcó en su libro "Ingeniería del consentimiento" (1947) en donde afirma que domesticar al rebaño constituye la esencia de la democracia. En efecto, la comunidad financiera y empresarial aplaudió este método cuando se lo utilizo para sofocar huelgas. Lo central era movilizar la opinión publica en contra de los trabajadores y así poder deslegitimar el reclamo. Con el poder económico de su lado, los empresarios podían provocar cambios sustanciales y vertiginosos en la percepción de los fenómenos sociales y así, consolidar el "método científico para impedir huelgas", como se lo denominó a finales de los ´30 en los Estados Unidos.

La opinión pública es receptora de mensajes que apuntan a desmantelar la subversión de los trabajadores. Frases como "Armonía social", "Orgullo del trabajador norteamericano", "Continuidad de la producción industrial", circulan por los medios de comunicación. El trasfondo del mensaje es absurdo y vació de contenido, pero tiene una importante repercusión dentro de "rebaño adiestrado".

Steve Biko (un activista negro que emprendió la resistencia contra el opresivo régimen del Aparheid en la Sudáfrica de los ´70), sostuvo que "El arma más poderosa en manos del opresor es la mente del oprimido". Luego de la manipulación psicológica deviene el desprendimiento de nuestra condición, lo cual hace inevitable, el deterioro progresivo de las escalas de valoración.

-¿Quiénes fabrican consenso? Notas sobre un sector de la derecha Argentina

Trasladando este método "rompe huelgas" a nuestro país, podemos encontrar un ejemplo interesante que tiene a su vez una perspectiva opuesta: un importante sector de la prensa de la Argentina, ideológicamente vinculado a la derecha y al pensamiento de Carlos Menem y Ricardo Lopez Murphy, no hacen mas que desprestigiar el fenómeno piquetero actual o la protesta social de los trabajadores en general; bajo el argumento de que cortan la vía publica y menoscaban el derecho constitucional de "transitar libremente" se los acusa de marxistas o ignorantes, pero al mismo tiempo son considerados como seres inferiores que no merecen ser escuchados por su bajo nivel cultural y social.

Por otro lado, este mismo sector de la prensa, cuando no tiene al poder de turno de su lado pero si tiene un fuerte respaldo de los grupos económicos, publica mensajes publicitarios con gente marchando y protestando, tienen columnistas de un muy bajo nivel intelectual que realizan análisis apocalípticos de la situación, aludiendo también a la mismísima protesta social.

El mismo pretexto es utilizado paradójicamente como argumento para dos manifestaciones ortodoxas, claramente opuestas.

Mediante un cuidadoso trabajo periodístico de filmación y edición, por ejemplo, la cobertura busca exhibir personajes "impresentables"; es habitual esta clase de "informes periodísticos" que además de la critica ideología, intentan destruir formal y visualmente a los protagonistas de estos fenómenos.

A pesar de que estos detalles sean mínimos si se los compara con valores como la honestidad y la vocación de servicio o simplemente el legítimo reclamo, estos devienen en determinantes a la hora emitir una opinión sobre ellos; esto se debe quizás, desde una perspectiva sociológica, a la cultura exitista que supimos consolidar durante la década menemista.

En este sentido, los partidos de aparato (PJ) o las organizaciones empresariales más opulentas (Grupo Macri,) algunos sectores de la educación privada (CEMA), organizaciones económicas "independientes" (FIEL) y, naturalmente, los medios de prensa y publicidad (Canal 9, Radio 10, Infobae, Diario La nación, Ámbito Financiero) son principales gestores de esta concepción denigrante que erosiona las principales bases del funcionamiento ético y social.

Tenemos aquí 5 sectores: (Política – Empresa – Educación – ONG – Medios de comunicación) que se dedican a estimular y fabricar consenso. Ellos son los encargados de manejar la cosa pública, sacar el mayor beneficio posible, hacer culto a la doctrina del neoliberalismo, respaldar y sustentar la concepción reinante y finalmente transferir tendenciosa información a la población.

Aunque los ejemplos son muchos, no interesa tanto a estas notas, hacer una enumeración y descripción exhaustiva de todos ellos. Aún así hay uno realmente muy interesante y que vale la pena comentar.

Luego de la renuncia de Carlos Menem a participar del "ballotage" o segunda vuelta, después de las elecciones presidenciales del 27 de Abril, el jefe de redacción del diario La Nación, José Claudio Escribano, publico un articulo titulado "Treinta y seis horas de un carnaval decadente". Allí se analiza con un explícito celo ideológico (inusual en este columnista) las repercusiones de la contienda electoral; la opinión sumamente precipitada, de corte reaccionario y con frases como "la Argentina ha resuelto darse gobierno por un año" o "los Argentinos habían resuelto darse un gobierno débil" son elementos contundentes para evidenciar la naturaleza conspiradora de este medio de comunicación.

-El protagonismo de los intelectuales

La elección de un sistema de estado y sociedad debe ser la preocupación de toda una ciudadanía que se organiza para velar por sus intereses. Sin embargo, para lograr una democracia más justa, libre de elitismos y más participativa, hay que tener en cuenta "la dinámica estructural de los paradigmas coyunturales", es decir, el efecto gatopardista que puede resultar de los acontecimientos políticos y sociales.

En este sentido, son intelectuales como Lippmann o Bernays los que se ocupan de una transición formalmente radical pero materialmente opaca; ellos son los encargados de contener el "espectro de la libertad y la autodeterminación" según la expresión de Chomski.

Por otro lado, tenemos notables activistas políticos como Eugene Debs (Fundador del partido Socialista de Estados Unidos en 1901) o pensadores comprometidos como Bertrand Russell (Filosofo y Matemático británico del siglo pasado) que abogan por un mundo mejor y dedican su vida a pelear por ello.

Si bien hay muchas diferencias entre Debs y Russell, podemos decir que ambos estuvieron en prisión por condenar la Primera Guerra Mundial y mientras Eugene se dedicó a solidificar los derechos del trabajador, Bertrand se ocupó en plasmar sus pensamientos en memorables escritos mientras condenaba la utilización de armas nucleares.

James Petras se refiere a José Martí diciendo "Lo importante de Martí es que defendía la autodeterminación, conjuntamente a un proyecto de bienestar social".

Siguiendo esta concepción, Chomski analiza la relación entre Albert Einstein y Bertrand Russell; Chomski dice que ambos pensaban igual en lo referente al uso de armas nucleares y es por ello que llegaron a emitir la famosa declaración llamada "El manifiesto Russell–Einstein" en donde se convocaba a la comunidad científica internacional, con el fin de realizar "un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que entiendan y reconozcan públicamente, que sus propósitos no pueden lograrse mediante una guerra mundial, y consecuentemente, para que resuelvan por medios pacíficos, cualquier contencioso que existe entre ellos". Este admirable documento firmado en 1955, mientras la sombra del senador Joseph Mc Carthy oscurecía la filosofía del libre pensamiento, constituye una provocación hacia la derecha conservadora norteamericana de aquellos años.

Sin embargo, Chomski sostiene que, mientras Russell continuó su labor participando en manifestaciones, organizó la creación de un comité a favor de la resistencia no-violenta en contra del armamentismo y fue uno de los primeros en oponerse a la Guerra de Vietnam entre muchas otras actividades de carácter pacifistas, "...Einstein volvió a su despacho del Instituto para Estudios Avanzados en Princeton y siguió trabajando en teorías de campo unificadas".

Esto no quiere decir que Russell sea mejor persona que Einstein o algo por estilo, pero sí intenta significar el rol del "intelectual público" que intenta asumir un compromiso en las sociedades contemporáneas. No es cuestión de firmar un documento y volver al laboratorio a seguir investigando; el sentido de adherir a causas que se niegan a "admitir el fin del hombre", como decía William Faulkner, implica una postura activa, de carácter operativo, en la conquista de tan emblemáticos fines.

El intelectual público debe ser ante todo, un "pensador critico" como dice Jose P. Feinmann: un estudioso de la realidad que acompañe los procesos de cambio señalándole tanto sus aciertos como fracasos, no debe caer en ese falso concepto de esperanza pero tampoco debe negar los síntomas del cambio, tiene que conciliar los sentimientos con la razón para esclarecer su percepción, debe usar su creatividad para enaltecer los fenómenos sin que ello se transforme en una eterna justificación ante los vaivenes de la revolución.

1) La denomina Doctrina Truman fue la primera expresión importante de la política norteamericana de "contención" del comunismo durante la guerra fría.

En un discurso ante el Congreso el 12 de marzo de 1947, Harry Truman hizo la siguiente afirmación: "Creo que la política de los EE.UU. debe ser apoyar a los pueblos libres que están resistiendo intentos de agresión de minorías armadas o presión exterior". Esta política comenzó a conocerse como la Doctrina Truman.

Periodismo ético en Revolución verdadera

Periodismo ético en Revolución verdadera Ernesto Vera
2003-12-31


En todos los años del proceso revolucionario cubano la desinformación de las transnacionales y los grandes medios locales ha intentado satanizar su realidad y su dirección. Sin pausa, cada día, durante cuatro décadas y media ha mentido sin el menor respeto, sin la primera rectificación, sin divulgar réplica alguna.

Muchos han sido los temas de las campañas y a no pocos han engañado. No obstante, el prestigio de sus realizaciones y de sus dirigentes están en la actualidad en su momento más elevado. Es decir, ha crecido el reconocimiento internacional de manera permanente, como respuesta a tantas infamias.

La razón principal de ese fenómeno hay que buscarla en la raíz revolucionaria profunda y los principios éticos indeclinables que caracterizan el ejemplo cubano, capaz de enfrentar al más poderoso poder mediático y de vencerlo finalmente. La enseñanza es que ha prevalecido la verdad en medio de tantos y tan poderosos enemigos porque la fuerza de los valores auténticos de una revolución verdadera, de su pueblo y dirigentes, sólo puede ser combatida con la mendacidad y ésta tarde o temprano termina por conocerse.

La obediencia de muchos gobiernos a los dictados del imperio y la amistad y solidaridad de los pueblos, tendencias fundamentales que han tipificado el acontecer de este tiempo, demuestran con fuerza la realidad de que los primeros pasan y los segundos quedan. Esos han sido los poderes y debilidades de los grandes medios, en especial las transnacionales.
Pero esta no ha sido una historia de la acción perversa del enemigo y la quietud del agredido. Nuestra Revolución, que ha demostrado capacidad defensiva en todos los aspectos, también ha luchado con decisión y eficiencia en el campo informativo, periodístico. Lo ha hecho en la etapa insurreccional y, sobre todo, después del triunfo.

Grande fue la difusión alcanzada por la prensa clandestina y del texto de La Historia me Absolverá, de Radio Rebelde, así como el llamamiento a la huelga general revolucionaria, las que se inscribieron con esos perfiles en la medida que se derrotaba el tirano en el campo militar. Eran medios que hoy pudieran considerarse alternativos ante la aparente fortaleza de los convencionales que controlaba el gobierno.

Todo culminó cuando la acción de los combatientes clandestinos ampliaron el llamamiento de Fidel a la huelga general revolucionaria y los medios poderosos de la radio y la televisión comenzaron a servir a los intereses populares. Fue el golpe final a la maniobra posterior a la huida del tirano.

Poco hubo que esperar. Después del triunfo, en el mismo enero de 1959, fue necesario organizar la Operación Verdad e invitar a centenares de periodistas de otros países para dar contestación a la campaña imperialista organizada contra el derecho de la Revolución a hacer justicia con una parte de los criminales que no pudieron escapar. Esa gran concentración y la conferencia de prensa ofrecida por el Comandante en Jefe fueron anticipo de lo que serían los años de respuesta viril, hasta hoy, a la delincuencia desinformativa del terror mediático, convertida desde 1980 en las Marchas del Pueblo Combatiente. Nuestro periodismo también está en las noticias, imposibles de censurar, de millones de marchistas, que han derrotado a las inventadas por los medios dominantes.
Ese es el gran aporte cubano a la teoría de la comunicación.

La vitalidad comenzada por la coletilla en la batalla de la prensa de los primeros dos años y las fundaciones de Radio Habana Cuba y Prensa Latina, se actualiza en esta etapa de Internet con la presencia e influencia importantes de decenas de medios cubanos con sus páginas digitales o la creación de nuevos sitios, de impacto creciente en otros países.
Y todo ocurre en momentos de amplio desarrollo de los medios alternativos, fundamentalmente en Internet, que han sido decisivos en numerosas convocatorias exitosas de las organizaciones sociales contra los instrumentos de dominación del neoliberalismo globalizado. Esa tendencia, que es como un renacer del Nuevo Orden Internacional de la Información y la Comunicación, se manifiesta en nuestra región latinoamericana con el crecimiento de la conciencia crítica antimperialista expresada también en muchos medios alternativos y que se han reflejado en varios triunfos populares.

Cuba ha devenido en poseer la gran prensa alternativa continental, antihegemónica, desde Granma hasta el más modesto medio, con similares en las más variadas formas alternativas en otros países, impulsadas abiertamente por organizaciones, grupos e individuos coincidentes todos en la necesidad de conquistar un mundo mejor y posible. Las redes surgen cada día y necesariamente se irán juntando, organizando, hasta convertirse en fuerza más poderosa e influyente en la batalla de las ideas. Su presencia ha dejado de ser clandestina. Internet y el correo electrónico les dan la posibilidad de alcance ilimitado, a pesar del bajo porcentaje de los que cuentan con esos instrumentos. Estos no requieren tener tantos si existen otros medios alternativos, como las radios comunitarias y las nuevas agencias, en condiciones de ampliar la difusión de sus mensajes.

Internacionalmente, con énfasis en América Latina, se está desatando la respuesta digna a tanta prepotencia del imperio. Este se ha creído tan poderoso que pretende desconocer hasta el más sencillo principio ético, la decencia política, mediante el terrorismo de estado generalizado, globalizado. Sus medios, más centralizados y controlados que nunca, ya resultan ofensivos a la capacidad inteligente del ser humano, más allá inclusive de clases e ideologías. ¿No lo demuestran los que por miles se pagan sus gastos y viajan desde numerosos países para protestar en las sedes de las reuniones de los dueños del dinero y el comercio? ¿Y las decenas de millones que han salido a las calles en los países poderosos a decir no a las guerras?

Es más, hay no pocas señales en algunos países donde los medios comerciales comienzan a asumir posiciones acordes con las causas populares, ante la política irracional imperialista, así como existen diarios y revistas de propiedad cooperativa donde se publican artículos de profundo contenido condenatorio al salvajismo capitalista imperante. La gran cantidad de mártires del periodismo en nuestra región ha convertido a su ejercicio en el más riesgoso, tanto con relación a otras profesiones como a otros continentes, sin que en un solo caso haya sido por practicar la desinformación. Sus asesinos, casi nunca condenados, son parte del terrorismo que pretende silenciar el combate de las ideas.

En estos nueve lustros nuestra prensa y sus periodistas pueden proclamar que han sido leales al poder del pueblo y le han servido con eficiencia creciente. Y lo han hecho así porque optaron por la línea de la autoexigencia para estar a la altura de la Revolución. Ninguna etapa lo demuestra mejor que estos últimos cuatro años, desde el VII Congreso de la UPEC, al cual Fidel Castro declaró permanente y donde orientó a que nuestra profesión trascendiera más y se elevara al rango de periodismo y periodistas para el mundo. Así ha sido y será.

El peso de una historia violenta

Jim Mullin
Miami News Time

A continuación presento una lista de incidentes violentos, la cual compilé de diversas bases de datos y nuevas fuentes (algunas son experiencias personales). Pero no se trata de lograr la integridad de los datos, ni de enfrentar esta verdad por muy dura que sea. Si los exiliados cubanos de Miami enfrentan este pasado vergonzoso, y decididamente lo repudian, van a tener que recorrer un largo camino para satisfacer el anhelo de sus vecinos de una paz futura.

Cuando la campaña en los medios en torno a Elián González comenzó a alcanzar una velocidad vertiginosa, algunos miembros de la comunidad cubano-americana de Miami expresaron desagrado por la imagen que de ellos había presentado la prensa. El desagrado se manifestó explícitamente el 7 de abril durante el programa televisivo nocturno "town meeting" de Ted Koppel, transmitido a la nación desde la Universidad Internacional de la Florida.

Uno de los panelistas del programa, Juan Carlos Espinosa, de la Universidad de Miami, se subió las mangas al codo cuando declaró: "Considero que realmente tenemos que ser cuidadosos de que no continuemos involucrándonos en los ataques al exilio cubano, de lo cual he estado escuchando mucho en la cobertura que los medio han hecho de Miami."

Sentimientos similares han sido expresados por muchos más, desde líderes del exilio hasta personalidades políticas cubano-americanas de la localidad. Y es cierto que el Show de Elián se está prestando muy bien para eso en Peoria o Pinecrest. Usted sabe que ha tenido problema de imagen cuando el serio New York Times expresa en su editorial, con evidente preocupación, que parece como "si los cubano-americanos del sur de la Florida creyeran en la ley de la violencia."

Frase como "ley de la violencia" evocan amenazadoras imágenes de violencia, la cual, en cambio, mueve a los especialistas de control de daños de Miami a que se apresuren a ponerse frente a los micrófonos e insistir ante el mundo que la comunidad cubana del exilio es amante de la paz, de la ley y (ahora con énfasis) no violenta. Joe Carollo, el alcalde de Miami, en particular, ha sido uno de los que, incansablemente, ha promovido este mensaje. "Miami ha sido una comunidad pacífica y no violenta," subrayó a la CNN la pasada semana. Sin embargo, los antecedentes históricos contradicen esta afirmación.

La violencia y la intimidación al margen de la ley han sido características del exilio por más de 30 años. Teniendo en cuenta este hecho, es no solo comprensible que mucha gente esté profundamente preocupada, sino que resulta lógico estarlo. Desde que luego que no se puede afirmar que la mayoría de los cubanos americanos no sancionan la violencia, pero ha sido una larga tradición dentro de la comunidad del exilio y esa tradición no se puede ignorar ni tampoco querer que, simplemente, no exista.

A continuación presentó una lista de incidentes violentos, la cual compilé de diversas bases de datos y nuevas fuentes (algunas son experiencias personales). No es completa, especialmente en los que se refiere al tipo de amenaza de bombas a lo Miami. Ni tampoco incluye docenas de actos de violencia y asesinatos cometidos por exiliados cubanos en otras ciudades de Estados Unidos y al menos en otros 16 países. Pero no se trata de lograr la integridad de los datos, ni de enfrentar esta verdad por muy dura que sea. Si los exiliados cubanos de Miami enfrentan este pasado vergonzoso, y decididamente lo repudian, van a tener que recorrer un largo camino para satisfacer el anhelo de sus vecinos de una paz futura.

1968 Desde la carretera MacArthur el pediatra Orlando Bosch dispara con una bazooka contra un carguero polaco. (La ciudad de Miami declara más tarde el "Día de Orlando Bosch." En 1988 será detenido por agentes federales.

1972 Julio Iglesias, en una presentación en un centro nocturno, declara que no le importaría "cantar para los cubanos en la Isla." El público se encoleriza y el cantante tiene que ser sacado con una escolta policiaca. La mayor parte de las estaciones de radio elimina a Iglesias de sus listas de audición. Una emisora no lo hace (Radio Alegre), por lo que recibe amenazas de atentados con explosivos.

1974 El líder del exilio José Elías de la Torriente es asesinado en su domicilio en Coral Gables por no haber cumplido con la realización de un plan de invasión de Cuba.

1974 Una bomba destruye las oficinas de la revista en español Réplica.

1974 Varios pequeños establecimientos cubanos, alegando haber recibido amenazas, dejan de vender Réplica.

1974 Tres bombas estallan cerca de una estación de radio en español.

1974 Héctor Días Limonta y Arturo Rodríguez son asesinados en medio de las luchas intestinas del exilio.

1975 Luciano Nieves resulta asesinado después de declararse a favor de una coexistencia pacífica con Cuba.

1975 Otra bomba provoca daños en las oficinas de Réplica.

1976 Rolando Masferrer y Ramón Donestévez resultan asesinados en luchas intestinas de poder dentro del exilio.

1976 La explosión de un coche-bomba le provoca a Emilio Milián, director del noticiero de la emisora WQBA-AM, la pérdida de ambas piernas después de haberse pronunciado públicamente contra la violencia en el exilio.

1977 Juan José Peruyero es asesinado en luchas intestinas del exilio por el poder.

1979 La proyección del film cubano Memorias del Subdesarrollo se ve interrumpida por disparos de armas de fuego y actos de violencia física instigados por dos grupos del exilio.

1979 Una bomba es descubierta en el establecimiento Padrón Cigars, cuyo propietario estaba colaborando en las negociaciones para liberar a 3600 presos políticos cubanos.

1979 Explota una bomba en Padrón Cigars.

Estalla otro artefacto explosivo en Padrón Cigars.

1980 Una bomba anti-personal es descubierta en la compañía American Airways Charter, la cual organiza vuelos a Cuba.

1981 Una bomba hace explosión en el Consulado de México en la avenida Brickell en protesta pro las relaciones con Cuba.

Las oficinas de Réplica resultan de nuevo dañadas por una bomba.

Ataque con disparos contra dos establecimientos de Hispania Interamericana, una firma que embarca medicinas a Cuba.

Una bomba estalla en el Consulado de Venezuela en el centro de Miami en protesta por las relaciones con Cuba.

Se descubre un artefacto explosivo en el Consulado de Nicaragua.

1982 Maurice Ferre, alcalde de Miami, se pronuncia a favor de una concesión de $10,000 a comando del exilio Alpha 66, señalando que la organización "nunca ha sido acusada de actividades terroristas dentro de Estados Unidos".

Otra Bomba es descubierta en Réplica.

1983 Otra Bomba explota en Padrón Cigars.

1983 Una bomba estalla en Paradise International, una agencia que organiza viajes a Cuba.

1983 Una bomba explota en las oficinas del Continental National Bank en la Pequeña Habana, uno de cuyos ejecutivos, Bernardo Benes, colaboraba en las negociaciones para liberar a 3600 presos políticos cubanos.

1983 Demetrio Pérez, comisionado de la ciudad de Miami, trata de rendir honores al terrorista exiliado Juan Felipe de la Cruz, quien había muerto accidentalmente mientras colocaba una bomba. (En la actualidad, Pérez es miembro de la Junta de Escuelas Públicas del condado de Dade y propietario de la escuela privada Lincoln-Martí, en la cual está matriculado Elián González.)

1983 Disparos de armas de fuego destrozan las ventanas de tres establecimientos en la Pequeña Habana que tienen vínculos comerciales con Cuba.

1986 Varios miembros de la Coalición Pro Paz del sur de la Florida son atacados físicamente cuando demostraban en el centro de Miami contra la guerra de los contras en Nicaragua.

1987 Una bomba hace explosión en Cuba Envíos, una agencia que envía paquetes a Cuba.

1987 Una bomba estalla en el almacén El Español, una firma que envía paquetes a Cuba.

1987 Una bomba detona en Cubanacán, una firma que envía paquetes a Cuba.

1987 El automóvil de un veterano de Bahía de Cochinos se incendia por una artefacto explosivo.

1987 Una bomba estalla en Machi Viajes a Cuba, una agencia que organiza viajes a Cuba.

1987 Una bomba explota en Va Cuba, una agencia que envía paquetes a Cuba.

1988 Una bomba estalla fuera de Va Cuba, una agencia que envía suministros médicos a Cuba.

1988 Amenaza de bomba contra Iberia Airlines en protesta por las relaciones de España con Cuba.

1988 Una bomba estalla en el exterior del Museo Cubano de Arte y Cultura después de una subasta de pinturas de artistas cubanos.

1988 Una bomba explota en el exterior del domicilio de María Cristina Herrera, quien organiza una conferencia sobre las relaciones Estados Unidos-Cuba.

1988 Amenaza de atentado explosivo contra una oficina local del Servicio de Inmigración y Naturalización en protesta por el encarcelamiento del terrorista Orlando Bosch.

1988 Una bomba estalla cerca del hogar de Griselda Hidalgo, defensora de viajes ilimitados a Cuba.

1988 Una bomba daña Bele Cuba Express, una agencia que envía paquetes a Cuba.

1989 Otra bomba descubierta en Almacén El Español, un establecimiento que envía paquetes a Cuba.

1989 Dos bombas estallan en Marazul Charters, una agencia que organiza viajes a Cuba.

1990 Otra bomba, de más potencia, estalla en el exterior del Museo Cubano de Arte y Cultura.

1991 Con el empleo de patas de cabra y martillos, una turba de exiliados arranca y se orina sobre la placa de la actriz mexicana Verónica Castro en el "Paseo de la Fama" por la visita de la actriz a Cuba.

1992 Un empleado de Unión Radio es golpeado y la estación radial sufre un ataque vandálico por exiliados que buscaban a Francisco Aruca, quien aboga por la terminación del embargo contra cuba.

1992 La Fundación Nacional Cubano Americana monta una campaña contra el Miami Herald, cuyos ejecutivos recibieron después amenazas de muerte y cuyos cintillos lumínicos fueron torcidos y embarrados con heces fecales.

1993 Instigados por Armando Pérez-Roura, comentarista de Radio Mambí, exiliados cubanos atacaron físicamente a manifestantes en una demostración autorizada que protestaban contra el embargo contra Cuba. Dos policías resultaron heridos y 16 personas fueron arrestadas. Miriam Alons, comisionada de la ciudad de Miami, trata de silenciar a los manifestantes contra el embargo: "Tenemos que buscar en la observancia de la ley si la ciudad de Miami puede evitar que ellos se expresen por sí mismo."

1994 El grupo Human Rights/Américas presenta un informe en el que se declara que los exiliados de Miami no toleran opiniones disidentes, que las emisoras de radio en español promueven la agresión, y que los líderes del gobierno local rechazan denunciar los actos de intimidación.

1994 Dos bombas incendiarias estallan en las oficinas de la revista Réplica.

1994 Amenaza de bomba a las oficinas de Magda Montiel Davis a continuación de su intercambio de videocintas con Fidel Castro.

1996 Promotor musical recibe llamadas telefónicas amenazadoras, por lo que cancela la actuación de la orquesta cubana Aragón.

1996 Los asistentes a un concierto del pianista cubano de Jazz Gonzalo Rubalcaba son atacados físicamente por 200 manifestantes del exilio. El transporte de los exiliados es organizado por Javier Souto, comisionado del condado de Dade.

1996 Una bomba incendiaria estalla en el restaurante Centro Vasco de la Pequeña Habana antes de efectuarse el concierto de la cantante cubana Rosita Fornés.

1996 Una bomba incendiaria estalla en la agencia Marazul Charters, que organiza viajes a Cuba.

1996 Incendio intencional en Tu Familia Shipping, una agencia que envía paquetes a Cuba.

1997 Amenazas de bombas y de muerte a la emisora radial WRTO-FM después de una breve decisión de incluir canciones de músicos cubanos en la programación.

1998 Amenaza de bomba provoca que el público abandone el salón de conciertos en el centro MIDEM durante la actuación del músico cubano de 91 años Compay Segundo.

1998 Amenaza de bomba recibida por el club nocturno Amnesia en Miami Beach, antes de la actuación del músico cubano Orlando "Maraca" Valle.

1998 Bomba incendiaria estalla en el club nocturno Amnesia en Miami Beach, antes de la actuación del cantante Manolín, El Médico de la Salsa.

1999 Violenta protesta en el Miami Arena por la actuación del conjunto cubano Los Van Van provoca un herido y once detenidos.

1999 Amenaza de bomba recibida en el Hotel Seville en Miami antes de la actuación de la cantante cubana Rosita Fornés. El Hotel cancela la función.

Libertad de extorsión

La Jiribilla
27/12/2003

La decisión por parte de los dueños de El Diario La Prensa, un grupo privado de inversionistas liderado por Clarity Partners LP, BMO Halyard Partners, ACON Investments y Knight Paton Media, de prohibir la aparición de un artículo firmado por Fidel Castro, sobre los esfuerzos del gobierno cubano para mejorar la educación en la Isla, generó la renuncia del director de ese periódico, Gerson Borrero.

La noticia resulta inocultable sobre si se tiene en cuenta que EE.UU. se autodefine como el país paradigmático en el mundo en cuanto a libertad de expresión, así como la influencia que pudo tener en la censurable decisión de los editores del diario en español más antiguo de Nueva York, una carta enviada a sus directivos por los contrarrevolucionarios de Miami.

Estos últimos no saben ya qué hacer para que los ciudadanos de ese país no sepan la verdad sobre la Isla: sus televisoras no transmiten los Panamericanos —los cubanos ganan demasiadas medallas—, no permiten la asistencia de los músicos cubanos al Premio Grammy Latino —la indiscutible calidad de sus artistas podría resultar demasiado contrastante con la vacuidad de la parafernalia tecnológica— y hacen todo lo posible por impedir que los norteamericanos viajen a Cuba a conocer la realidad de la Isla de primera mano. Lo contrario podría dejar al desnudo ese millonario negocio en que se ha convertido la propaganda anticubana.

Al mismo tiempo, hay que reconocer que el gesto de Borrero denota que todavía hay quienes tienen vergüenza. El director de El Diario La Prensa no solo salvó su honrilla, sino, posiblemente, hasta su vida. Los «democráticos» terroristas de Miami cuando no suelen convencer con cartas, imponen sus opiniones enviando bombas

Un canal de televisión de Miami suspende un programa porque su presentador se había reunido con Fidel Castro

La Jiribilla

Un canal de televisión de Miami decidió suspender la transmisión del programa de un comediante argentino después de que este se reuniera con el presidente cubano Fidel Castro.

El canal de televisión de Miami WDLP TV Canal 22 decidió suspender el programa televisado «Poné a Francella», del actor Guillermo Francella, «hasta que (...) defina su posición respecto al régimen castrista», informó el canal en un comunicado emitido el martes por la noche.

El comediante argentino visitó Cuba para asistir al XXV Festival del Nuevo Cine Latinoamericano y el viernes pasado fue recibido por Castro.

«WDLP TV Canal 22 es una empresa solidaria con la comunidad cubano-americana que respeta los sentimientos anticastristas», explicó el medio a través de un comunicado.

El canal tomó la decisión a partir de la publicación en medios gráficos de Miami de datos difundidos por la embajada argentina en Cuba sobre la reunión que mantuvo el comediante argentino con Castro, confirmó el miércoles Sonia Colin, portavoz de WDLP TV Canal 22.

«El actor fue recibido por Castro la tarde del viernes y la audiencia transcurrió en un clima distendido y afable. Francella le propuso incluso realizar una película en la Isla», publicó el diario El Nuevo Herald en su edición del martes, motivando la suspensión del programa del comediante.

La embajada argentina en Cuba no tenía información sobre la decisión del canal de Miami.

«La embajada solamente ha informado del desarrollo del Festival. Me extraña mucho» la suspensión del programa, manifestó la agregada Pilar Barreiro.

El actor argentino goza de gran popularidad en Cuba, lo que llevó a Castro a reunirse con el comediante. «Aquí en Cuba adoran a Francella. Yo estoy sorprendida de cómo lo admiran», dijo Barreiro.

The Miami Herald censura en secreto

The Miami Herald censura en secreto Max Lesnik
La Jiribilla

Cuando en cualquier país del mundo, especialmente si es en América Latina y algún órgano de prensa capitalista sufre la más mínima amenaza o acción punitiva que se pueda considerar una agresión a la libertad de expresión, ahí está el periódico The Miami Herald, señalando a bombo y platillo, con titulares de primera plana el hecho en nombre de la democracia y la libertad. Y eso está muy bien. No hay razón alguna para coartar el derecho de los periodistas a expresar sus opiniones. Solo que el Miami Herald no cumple lo que predica. Como diciendo desde su Olimpo: «Se hace lo que yo digo, pero no lo que yo hago».

Porque el Miami Herald censura en secreto. Muy calladamente. Silenciosamente. Con guantes de seda para no dejar rastros de sus acciones limitadoras a la libre expresión del pensamiento. Ese es el caso de lo que está ocurriendo con el profesor Max Castro quien por años venía escribiendo una columna de opinión en las páginas editoriales de El Herald en inglés y que ahora, de buenas a primeras, recibe como regalo de Navidades la noticia, muy bien envuelta en un correo electrónico, en el que le comunican que ese diario dejará de publicar sus puntos de vista definitivamente a partir de este 30 de diciembre.

Vale la pena —para la mejor información de nuestros oyentes— reproducir el E-Mail recibido por el profesor Max Castro firmado por el editor de las páginas de opiniones Joe Oglesby. Nada de una larga conversación personal ni de muchas consideraciones para quien como el profesor Max Castro, ha venido por años prestándole el gran servicio al Miami Herald de darle un «balance» desde su posición moderada, a lo que es el bloque de extremismo de derecha de los opinantes en ese diario, en lo que respecta al tema cubano.

Dice así el mensaje: «Hemos decidido descontinuar su columna a partir del 30 de diciembre. Hubiera querido darle la noticia personalmente, razón por la cual he tratado de contactarlo.

Ud. ha sido parte de esta página por varios años, muchos más que la mayoría de los otros columnistas. Pero ya es tiempo de cambiar. Yo sé que Ud. no estará contento con esta decisión pero yo le he pensado considerablemente y estoy listo para tomar esta medida. Firmado: Joe.

Simplemente Joe. Así de simple. Con solo cuatro líneas se deja sin columna de opinión a un escritor que por años, aunque solamente una vez a la semana —algo es algo— venía sirviendo de oasis en medio de un desierto de criterios nada inteligentes, que solo expresan los puntos de vista particularmente estrechos de las posiciones de la extrema derecha en el abanico de las ideas políticas.

¿Cómo calificar esta medida del editor de las páginas de opiniones de El Miami Herald? Un cínico pudiera decir que el señor Oglesby no está censurando a nadie. Que muy por el contrario, que lo que está haciendo, es ejerciendo su derecho a expresar su opinión que es la de que no está de acuerdo en que el profesor Max Castro siga escribiendo en el Miami Herald. ¡Orwell!

Ni que George Orwell, el autor de la novela futurista 1984, hubiera escrito el correo electrónico que el editor Oglesby le envió al profesor Max Castro. Pero así son las cosas en Miami, donde el periódico que se proclama campeón de la libertad de expresión, «honorable» miembro de la rimbombante Sociedad Interamericana de Prensa censura con su expulsión de las páginas de opiniones de ese diario, a un periodista, y ni siquiera les hace saber a sus lectores que Max Castro no volverá a expresar nunca más sus puntos de vista en esa publicación norteamericana.

La decisión de censurar al Profesor Max Castro, claro que no vino del señor Oglesby. Este pobre «Mr.» no fue el que dio la orden. ¡Que vino de más arriba! Él solo ha sido el verdugo ejecutor —que vergüenza debiera darle— si de periodista todavía le queda un poco de sangre en sus venas.

Descanse en paz la columna de opinión de Max Castro. Con ese nombre y ese apellido no podía durar mucho más tiempo escribiendo en El Herald. Así son las cosas en Miami. La ciudad mágica donde la libertad de expresión es asesinada en sec